Viernes 01 agosto, 2014
Titulares

Un tesoro escondido: El Hospital Vecinal de Tablada

By Luciano Apbah

La Tablada Hoy se acercó al Hospital Vecinal de Tablada, una institución de primer nivel que está desde hace más de 50 años en nuestra localidad y que mucha gente no conoce.

El edificio está erguido en Alberti 1758, pero su fachada, si bien indica claramente que allí se encuentra un Hospital Vecinal, no dice mucho (Ver foto). A modo de confesión, los integrantes del staff de este periódico pensamos que puertas adentro se encontraba una estructura similar a la de una salita de primeros auxilios.

Pero al ingresar, uno rápidamente se da cuenta que, a veces, los presentimientos nos juegan una mala pasada. En la planta baja se localiza la guardia, que, al igual que la enfermería, está disponible las 24 horas.

Con el correr de los minutos nos recibió el Presidente de la Comisión Directiva, Francisco Norberto Pontoriero, quien nos llevó a recorrer la inmensa superficie que ocupa el Hospital. Superficie mucho más grande de la que nos imaginábamos.

“Exactamente no sé cuánto tiene, en metros cuadrados, pero son cuatro o cinco lotes y 60 metros de largo”, explicó Pontoriero mientras subía al primer piso por las escaleras. Para quienes no pueden subir por allí, pueden hacerlo por el montacargas.

La construcción es antigua, como lo demuestran las habitaciones del primer piso, donde descansan los pacientes internados por sólo 50 pesos diarios –contra más de mil que cobran las clínicas privadas-, pero los materiales están en óptimas condiciones. Los sillones, las paredes, las cortinas, las camas, todo tiene una antigüedad superior a los 30 años, pero se mantienen como si los hubiesen comprado ayer.

El presidente expresó que “pinta cada vez que puede”, por eso el edificio permanece intacto, y luego agregó que tanto la pintura como todas las obras realizadas son a pulmón y sin ninguna subvención estatal.

“El único que nos dio algo fue Alberto Samid, el empresario de la carne, que nos donó una camioneta para ambulancia”. También destacó la ayuda de los vecinos y de los comerciantes de la zona, que desde la fundación del Hospital acercaron incontables cantidades de materiales y colaboraron con la mano de obra.

Usted se preguntará cómo se sostiene un centro de salud de primer nivel sin percibir ayuda del Estado y solo con algunas donaciones a cuentagotas. La respuesta es muy simple: Cobran a los vecinos una cuota social de 5 pesos y sus servicios también Continuar leyendo aquí:

Fuente:: Tablada Hoy

¿Qué sigue?

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Enviar comentario

Current day month ye@r *